Antipsicóticos/Neurolépticos

  • Genérico
  • Marca
  • Antipsicóticos nuevos o atípicos
  • aripiprazol
  • Abilify, Abilify Discmelt
  •  
  • asenapina
  • Saphris
  •  
  • clozapina
  • Clozaril, Fazaclo
  •  
  • iloperidona
  • Fanapt
  •  
  • olanzapina
  • Zyprexa, Zyprexa Zydis
  •  
  • paliperidona
  • Invega, Invega Sustenna
  •  
  • quetiapina
  • Seroquel, Seroquel XR
  •  
  • risperidona
  • Risperdal, Risperdal Consta
  •  
  • ziprasidona
  • Geodon
  •  
  • Antipsicóticos tradicionales
  • clorpromacina
  • Thorazine
  •  
  • flufenacina
  • Prolixin, Permitil, Anatensol, Prolixin Decanoate
  •  
  • haloperidol
  • Haldol, Haldol Decanoate
  •  
  • loxapina
  • Loxitane
  •  
  • mesoridiazina
  • Serentil
  •  
  • molindona
  • Moban
  •  
  • perfenacina
  • Trilafon, Etrafon
  •  
  • pimozida
  • Orap
  •  
  • tioridazina
  • Mellaril
  •  
  • tiotixena
  • Navane
  •  
  • trifluoperacina
  • Stelazine
  •  

Mueva el cursor sobre los elementos resaltados en el texto de abajo para más información
 

Los antipsicóticos (neurolépticos) son los medicamentos más frecuentemente utilizados por personas que presentan síntomas psicóticos como consecuencia de padecer alguna forma de esquizofrenia, depresión severa o trastorno bipolar. Estos pueden ser utilizados para tratar episodios psicóticos breves debido a abuso de drogas. Los síntomas psicóticos incluyen pérdida de contacto con la realidad, “escuchar voces” y falsas percepciones (por ejemplo, pensamientos de ser una persona famosa o pensamientos de que alguien te quiere hacer daño). Los medicamentos antipsicóticos pueden ser efectivos para disminuir o eliminar los síntomas. En algunos casos, estos medicamentos pueden acortar el curso de la enfermedad o prevenir que vuelva a ocurrir.

La respuesta positiva al tratamiento con medicamentos antipsicóticos permite a muchas personas con trastornos mentales severos e incapacitantes llevar una vida funcional dentro de la comunidad, a menudo relativamente normal. Este resultado positivo al tratamiento puede incluir pensamientos más racionales, disminución de psicosis, paranoia y delirios, conducta más apropiada de acuerdo a lo esperado por la sociedad, y la habilidad de mantener relaciones sociales y trabajo.

Todos los medicamentos atipsicóticos nuevos y tradicionales están aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) y por lo tanto, son Tratamientos Basados en Evidencia (EBT, por sus siglas en inglés) para la esquizofrenia. Los medicamentos antipsicóticos más recientes —Risperdal, Saphris, Fanapt, Zyprexa, Seroquel, Geodon y Abilify— están demostrando efectos positivos para una gran variedad de trastornos. Estos medicamentos estabilizan el estado de ánimo, por lo que también son utilizados para tratar el trastorno bipolar. A su vez, están siendo agregados a la lista de medicamentos antidepresivos para el tratamiento de depresiones severas. Algunos han demostrado ser efectivos en dosis bajas para aliviar la ansiedad, pero la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) no ha aprobado este uso. Un número creciente de medicamentos antipsicóticos atípicos han sido aprobados por la FDA para el tratamiento de episodios mánicos, y algunos para el tratamiento a largo plazo del trastorno bipolar.

 

Todos los medicamentos tienen dosis (cantidades) y frecuencias específicas. El médico le especificará la cantidad exacta del medicamento y cuándo se debe tomar. La etiqueta del envase del medicamento debe tener esta información. Muchos medicamentos deben ser tomados una vez al día y  otros a la hora de ir a la cama para tomar ventaja del efecto secundario de somnolencia de algunos de estos. Varios se pueden administrar en forma de píldora y otros en forma líquida. Otros son administrados por medio de inyecciones, una o dos veces al mes, para asegurar que el medicamento es tomado de manera confiable. Es importante tomar los medicamentos puntualmente. También, es importante que las personas hablen con su médico para saber cuáles son los posibles efectos secundarios y los pasos que deben seguir para monitorear su salud.

Los antipsicóticos nuevos o atípicos son diferentes a los antipsicóticos tradicionales. Estos medicamentos son más potentes con la esquizofrenia resistente al tratamiento, pero también pueden ser utilizados para tratar depresiones severas u otras enfermedades psiquiátricas. Debido a que los antipsicóticos atípicos trabajan de manera diferente que los tradicionales, es menos probable que produzcan efectos secundarios serios, como disquinesia tardía2 o síndrome neuroléptico maligno3. Los efectos secundarios más comunes son sedación4 o agitación, especialmente al comenzar a tomar el medicamento. Los efectos secundarios más preocupantes son el aumento de peso, y que eleven los niveles de azúcar y lípidos5 en la sangre. También existe evidencia de que el uso de antipsicóticos atípicos puede llevar al desarrollo de diabetes mellitus6(Sernyak et al. 2002). Debido a que la diabetes está asociada con la obesidad, no es claro si la diabetes es causada por ciertos antipsicóticos atípicos o por la obesidad. Estos problemas pueden ser médicamente preocupantes y pueden llevar al incumplimiento en la toma del medicamento. Como la efectividad y los efectos secundarios varían a través de los medicamentos y las personas, la clave está en parear el medicamento correcto con la persona correcta.

Clozaril puede, en muy raras ocasiones, causar serias anormalidades o irregularidades en las células sanguíneas (discrasias sanguíneas7). Aproximadamente del uno al dos por ciento de las personas que toman Clozaril desarrollan una condición en la cual sus glóbulos blancos disminuyen drásticamente (agranulocitosis8). Como resultado, estas personas presentan un alto riesgo de contraer infecciones debido a un sistema inmune comprometido, y puede ser fatal. Sin embargo, la mayoría de los casos de agranulocitosis pueden ser tratados satisfactoriamente deteniendo el tratamiento de Clozaril. Para mantener la seguridad, el conteo de glóbulos blancos debe ser revisado cada semana durante un periodo de seis meses y posteriormente cada dos semanas. Los resultados deben ser enviados a la farmacia de la persona antes de que recoja su siguiente suministro del medicamento.

Risperidona y olanzapina surgieron después de la clozapina. Los dos son antipsicóticos fuertes y predecibles. La risperidona puede causar movimientos involuntarios, temblores, rigidez muscular e inmovilidad sin parálisis, y en dosis más altas es moderadamente sedativa. Olanzapina es altamente sedante y tiene una mayor tendencia a causar aumento de peso y otros cambios metabólicos.  

Risperidona de liberación prolongada, es una inyección del medicamento microencapsulado9 que se libera dentro del cuerpo de manera constante. Usualmente se administra una inyección cada dos semanas. Sus efectos secundarios son similares a los de la risperidona.

Quetiapina funciona como antipsicótico sólo en dosis altas, pero es más comúnmente utilizado para tratar transtornons no-psicóticos, como el trastorno bipolar, la depresión y el trastorno de estrés postraumático. En dosis altas y moderadas es muy sedativa y calmante. En algunas prisiones ha habido reportes de “abuso” de quetiapina y olanzapina, ya que los prisioneros fingen sufrir síntomas psicóticos para obtener sedación intensa.

Ziprasidona y aripiprazol son medicamentos más recientes que sólo tienen efectos sedativos moderados y pocos efectos en el peso, diabetes y los lípidos, pero su respuesta antipsicótica parece ser menos predecible. Ziprasidona ha sido también asociada con una seria condición cardíaca llamada prolongación del intérvaloQT10. Esta condición puede llevar a desarrollar disritmia (latidos irregulares en el ritmo cardíaco), la cual debe ser tratada rápidamente para prevenir complicaciones serias. La probabilidad de esta condición cardíaca es baja, pero debe ser considerada por el médico al comenzar el tratamiento con ziprasidona. Un médico debe monitorear los niveles de sangre en pacientes con mayor riesgo de desarrollar un problema cardíaco. Un médico o farmacéutico debe revisar todos los medicamentos que un paciente esté tomando y considerar sus posibles interacciones.

Paliperidona e iloperidona son otros antipsicóticos, y están relacionados con risperidona. Las tabletas metálicas de palperidona proveen 24 horas de medicamento a los pacientes. Las inyecciones de acción prolongada de paliperidona están también disponibles para pacientes que están estables con las tabletas de paliperidona. Esta inyección de acción prolongada provee al paciente de un mes completo del medicamento en una sola aplicación y puede ser útil para pacientes que no siempre recuerdan tomar su medicamento. Los pacientes deben ser informados de que la cápsula metálica de paliperidona pasará por su tracto digestivo y será excretada por medio de su función intestinal normal, y no es motivo de alarma. La iloperidona se toma dos veces al día y tiene una acción similar a la paliperidona y la risperidona.

La asenapina es el antipsicótico atípico más reciente disponible en los Estados Unidos. Es una tableta de desintegración oral que los pacientes colocan sobre la lengua hasta que se disuelve.

Los antipsicóticos tradicionales son baratos y los más nuevos son caros. En general, los antipsicóticos más nuevos, cuando son tomados en dosis apropiadas, tienen menos efectos secundarios y una respuesta al tratamiento más amplia que los antipsicóticos tradicionales.

 
  • Disquinesia Tardía
  • El riesgo incrementa con la edad y con la cantidad de tiempo utilizando el medicamento
  • Más frecuentemente visto en mujeres
  • Movimientos erráticos y sin propósito de las piernas, brazos o de todo el cuerpo
  • Movimientos involuntarios de la lengua o boca
  • Síntomas de Disquinesia Tardía son usualmente vistos en tratamientos a largo plazo usando antipsicóticos tradicionales; rara vez vistos con medicamentos antipsicóticos atípicos
  • Otros
  • Agitación
  • Aumento de peso
  • Boca seca
  • Cambios en el funcionamiento sexual
  • Congestión nasal
  • Entusiasmo disminuido
  • Estreñimiento
  • Extreñimiento
  • Hablar arrastrando las palabras
  • Malestar estomacal
  • Mareo
  • Presión sanguínea disminuida
  • Rigidez muscular
  • Ritmo cardíaco disminuido
  • Sensibilidad a la luz brillante
  • Somnolencia
  • Visión borrosa
  • Síndrome Neuroléptico Maligno (poco común)
  • Aturdimiento y confusión
  • Aumento y disminución de la presión sanguínea
  • Dificultad para respirar
  • Rigidez muscular
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Sudoración y temblor
  • Temperatura sobre lo normal
  • Síntomas de la diabetes mellitus (asociados con obesidad)
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga
  • Frecuencia urinaria (Micción frecuente)
  • Lenta cicatrización de heridas
  • Pérdida de peso
  • Sed o hambre excesiva

Nota: Cualquier efecto secundario que moleste a una persona debe ser reportado y discutido con su médico que le prescribe. Medicamentos anticolinérgicos/antiparkinsonianos como benztropina o trihexifenidilo pueden ser prescritos para controlar las dificultades de movimiento asociadas con el uso de medicamentos antipsicóticos.

 

Contacte a un médico y/o busque asistencia médica de emergencia si la persona experimenta movimientos musculares involuntarios, espasmos musculares dolorosos, dificultad para orinar, dolor en los ojos, sarpullido, los síntomas de disquinesia tardía o el síndrome neuroléptico maligno. Una sobredosis es siempre considerada una emergencia, si esto sucede busque ayuda de inmediato.

 

 

El potencial de abuso de los antipsicóticos como clase es relativamente bajo. No hay muchos datos sobre el abuso actual de los antipsicóticos tradicionales. Un antipsicótico novedoso que ha tenido reportes de abuso es la quetiapina (Seroquel). Las personas que abusan de la quetiapina usualmente la muelen y esnifan (aspiran o absorven por la nariz) las partículas para automedicarse para la ansiedad y el insomnio (Reeves y Brister, 2007). La dependencia física por el uso continuo de esta clase de medicamentos es rara. Han sido reportadas reacciones de retirada (síndrome de abstinencia) como movimientos involuntarios que pueden durar de dos a cuatro semanas después del uso prolongado de antipsicóticos. Se recomienda que se suspenda el medicamento de manera gradual, durante un periodo de cuatro a ocho semanas, para controlar estas recciones. Medicamentos como la benztropina, difenhidramina y trihexifenidilo pueden ser usados durante este periodo para aminorar la severidad y frecuencia de los movimientos involuntarios.

 
  • Las personas bajo tratamiento con medicamentos antipsicóticos no deben incrementar su dosis a menos que haya sido consultado con su médico y el cambio haya sido ordenado por él.
  • Los doctores y farmacéuticos deben estar informados sobre todos los medicamentos que esté tomando la persona, y sus dosis, inclusive los que se venden sin receta, además de vitaminas y minerales, y suplementos herbales (como, St. John’s wort, echinacea, ginkgo, ginseng).
 

Todas las mujeres en edad de concebir que pudieran o que piensan que pueden quedar embarazadas, deben hablar con su médico sobre la seguridad de utilizar estos medicamentos antes de empezar, continuar o descontinuar el tratamiento. Los consejeros en abuso de substancias pueden jugar un papel muy importante en fomentar esta discusión al exhortar a sus clientes a que hablen con su médico.

Generalmente, el uso de medicamentos antipsicóticos debe ser evitado en el primer trimestre de embarazo, a menos de que la madre represente un peligro para si misma, para otros, o para el futuro bebé, o si la madre muestra signos de psicosis severa (Cohen, 1989). Reducción o descontinuación del medicamento antipsicótico durante 10 días o 2 semanas previas al parto es generalmente recomendable, sin embargo la manera en que esto se lleva a cabo varía de acuerdo a los diferentes medicamentos (Mortola, 1989).

 
Addiction Technology Transfer Center Network