Antidepresivos

  • Genérico
  • Marca
  • Inhibidores de la Monoamino Oxidasa (MAO)
  • fenelzina
  • Nardil
  •  
  • isocarboxazida
  • Marplan
  •  
  • tranilcipromina
  • Parnate
  •  
  • Otros antidepresivos nuevos
  • bupropion
  • Wellbutrin, Wellbutrin SR, Wellbutrin XL
  •  
  • desvenlafaxina
  • Pristiq
  •  
  • duloxetina
  • Cymbalta
  •  
  • mirtazapina
  • Remeron, Remeron SolTab
  •  
  • nefazodona
  • Serzone
  •  
  • trazodona
  • Desyrel
  •  
  • venlafaxina
  • Effexor, Effexor ER
  •  
  • SSRIs –Inhibidores de la Recaptura de Serotonina
  • citalopram
  • Celexa
  •  
  • escitalopram
  • Lexapro
  •  
  • fluoxetina
  • Prozac, Prozac Weekly, Sarafem
  •  
  • fluvoxamina
  • Luvox
  •  
  • paroxetina
  • Paxil, Paxil CR
  •  
  • sertralina
  • Zoloft
  •  
  • Tricíclicos y tetracíclicos
  • amitriptilina
  • Elavil
  •  
  • amoxapina
  • Asendin
  •  
  • clomipramina
  • Anafranil
  •  
  • desipramina
  • Nopramin
  •  
  • doxepina
  • Sinequan
  •  
  • imipramina
  • Tofranil
  •  
  • maprotilina
  • Ludiomil
  •  
  • nortriptilina
  • Pamelor
  •  
  • protriptilina
  • Vivactil
  •  

Mueva el cursor sobre los elementos resaltados en el texto de abajo para más información
 

Los antidepresivos son utilizados para tratar depresiones moderadas o graves, pero también pueden ser muy útiles en depresiones más ligeras como la distimia. La mayoría de los antidepresivos deben ser tomados por un periodo de tres a cuatro semanas para comenzar a reducir o aliviar los síntomas de la depresión, sin embargo es posible que no se presente un efecto terapéutico completo hasta después de varios meses. Los antidepresivos son también los medicamentos de primera línea para tratar ciertos trastornos de ansiedad como trastorno de pánico, fobia social, y trastornos obsesivo-compulsivos.

Las respuestas positivas tempranas al tratamiento con antidepresivos incluyen aumento de energía, concentración, y mejoría del sueño. Las respuestas positivas tardías incluyen mejora del estado de ánimo, actitud, y reportes verbales de “sentirse mejor”.

El tratamiento de un solo episodio de depresión mayor debe ser continuado por dos años antes de descontinuarlo. Como la depresión mayor es una enfermedad crónica recurrente para mucha gente, el uso a largo plazo de los antidepresivos es recomendado a menudo (tanto como uno tomaría medicamentos para controlar la presión alta o la diabetes por un periodo prolongado). El descontinuar la terapia con antidepresivos antes de que la depresión se haya resuelto puede resultar en una descompensación15 de la persona y posiblemente volverse resistente al medicamento. Una depresión no tratada puede resultar en suicidio, especialmente con trastornos co-ocurrentes de uso de substancias. Por lo tanto, el tratamiento para la depresión debe ser tomado tan seriamente como cualquier otra enfermedad grave que amenace la vida.

TIPOS DE ANTIDEPRESIVOS

Los Inhibidores Selectivos de la Recaptura de Serotonina (SSRIs, por sus siglas en inglés) son los prescritos con mayor frecuencia, esto debido a su amplia efectividad, bajos efectos secundarios, y seguridad. Se piensa que afectan al sistema de la serotonina16para reducir los síntomas de la depresión. La formula de liberación prolongada de fluoxetina (Prozac Weekly) puede ser dosificada una vez por semana. Sarafem es fluoxetina bajo otra etiqueta, utilizado para tratar el Trastorno Disfórico Premenstrual. SSRIs incluye a ambos, medicamentos genéricos menos caros (citalopram, fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina) y los más caros con solo versiones de nombre del fabricante (escitalopram).

Otros antidepresivos nuevos como el venlafaxina trabajan en ambos niveles, de serotonina y norepinefrina17. Bupropion es un antidepresivo no relacionado con otros antidepresivos. Tiene un mayor efecto en los niveles de norepinefrina y dopamina que en los niveles de serotonina en el cerebro. Además, Bupropion puede estar estimulando (opuesto a sedando). No está asociado con aumento de peso o disfunción sexual como muchos otros antidepresivos. Sin embargo, Bupropion debe ser evitado por personas con riesgo de padecer convulsiones, o que actualmente padecen un trastorno de convulsiones.

Los inhibidores de la MAO y los antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos (llamados así por su estructura química) son más antiguos y comúnmente menos utilizados por razones de seguridad y por sus efectos secundarios. Los inhibidores de la MAO son utilizados para tratar “depresiones atípicas,” que producen síntomas como dormir en exceso, ansiedad o ataques de pánico y fobias. También pueden ser utilizados cuando una persona no responde ante otros antidepresivos. A pesar de sus efectos secundarios comunes, los antidepresivos tricíclicos más antiguos pueden ser preferidos por ser más baratos. Los inhibidores de la MAO no deben ser suspendidos sin la supervisión de un médico. Los inhibidores de la MAO tienen muchas interacciones con alimentos y otras drogas que pueden durar hasta 14 dias después de descontinuar su uso.

 

Todos los medicamentos tienen dosis (cantidades) y frecuencias específicas. El médico especificará la cantidad exacta del medicamento y cuándo se debe tomar. La etiqueta del envase del medicamento debe tener esta información. Muchos factores son considerados antes de que un antidepresivo sea prescrito: el tipo de medicamento, la química individual de la persona, peso corporal y edad. Generalmente se comienza con una dosis baja, y la dosis es incrementada poco a poco hasta alcanzar el efecto óptimo sin efectos secundarios problemáticos.

El uso de SSRIs puede producir ligera sedación o leve agitación. El efecto secundario más problemático de los SSRIs es el decremento en la función sexual, tema que puede ser muy difícil de discutir para muchas personas. Los efectos secundarios comunes del bupropion y la venlafaxina incluyen insomnio (falta de sueño) y agitación. Para los antiguos triciclicos, los efectos secundarios incluyen boca seca y sedación.

 

 
  • Trastornos del gusto (bupropion)
  • Inhibidores de la MAO
  • Crisis de alta presión en la sangre
  • Dolor de cabeza
  • Falta de apetito
  • Insomnio
  • Latido cardiaco acelerado
  • Mareo al cambiar de posición
  • Problemas celulares sanguíneos (células blancas y rojas)
  • Retención de líquidos (inflamación de tobillos, pies, piernas o manos)
  • Inhibidores de la Recaptura de Serotonina (SSRI)
  • Ansiedad, agitación o nerviosismo
  • Boca seca
  • Cambios en el apetito (falta de o incremento)
  • Cambios en el deseo sexual
  • Cambios en el ritmo cardiaco
  • Confusión
  • Decremento en la habilidad sexual
  • Diarrea o heces acuosas
  • Dolor de cabeza
  • Falta o incremento del apetito
  • Incremento en la sudoración
  • Insomnio o somnolencia
  • Mareo
  • Molestias estomacales
  • Perdida o aumento de peso
  • Temblor
  • Tricíclicos y tetracíclicos
  • Aumento de peso
  • Bloqueo cardíaco
  • Boca seca
  • Cambios en el deseo sexual
  • Cambios en el ritmo cardiaco
  • Contracciones musculares
  • Convulsiones (bupropion)
  • Debilidad
  • Decremento en la habilidad sexual
  • Dificultad para orinar
  • Estreñimiento
  • Falla renal (amoxapina)
  • Fatiga
  • Incremento en la sudoración
  • Infarto
  • Mareo al cambiar de posición
  • Problemas celulares sanguíneos (células blancas y rojas)
  • Reacciones alérgicas
  • Síndrome Neuroléptico Maligno (amoxapina)
  • Visión borrosa
 

Una sobredosis de cualquiera de los inhibidores de la MAO, tricíclicos, tetracíclicos, u otros antidepresivos es grave y potencialmente amenazadora de la vida del paciente, por lo que debe ser reportada a un médico inmediatamente. Los síntomas de una sobredosis de tricíclicos o tetracíclicos pueden incluir latido cardiaco acelerado, pupilas dilatadas, cara enrojecida (ruborizada), agitación, perdida de la conciencia, convulsiones, ritmo cardiaco irregular, paro respiratorio y cardiaco, y fallecimiento.

El potencial de un resultado fatal de una sobredosis con SSRIs es mucho menor. Sin embargo, la posibilidad de que esa persona haya intentado suicidarse debe ser tratada como una situación de emergencia que necesita intervención inmediata.

 

 

Una revisión desarrollada en 1998 por Lichtigfeld y Gilman determinó que los medicatmentos antidepresivos no son drogas de abuso o agentes que cuasen dependenia física (Lichtigfeld & Gilman, 1998). Sin embargo, síntomas de retirada han sido reportados con el uso de antidepresivos tradicionales (tricíclicos y tetracíclicos)  y nuevos (SSRIs –Inhibidores de la Recaptura de Serotonina). Los síntomas de retirada de todos los antidepresivos incluyen: insomnio, ansiedad, mareo, malestar estomacal, y dolor de cabeza. Los antidepresivos inhibidores de la MAO pueden causar además espasmos musculares, agresión, alucinaciones,  y delirios. Se recomienda que la descontinuación de la terapia antidepresiva sea de manera gradual y bajo supervisión médica. Mientras que no existe un programa horario fijo para la descontinuación gradual de los antidepresivos, los agentes tricíclicos e inhibidores de la MAO deben ser descontinuados gradualmente dentro de un periodo de uno a tres meses.  La benztropina ha sido usada con éxito en el manejo de los síntomas de retirada de los antidepresivos tricíclicos  (Warner, Bobo, Warner, Reid & Rachal, 2006).

 

 
  • Dejar de tomar SSRIs y otros antidepresivos puede causar síntomas similares a los de la gripe. La descontinuación de la terapia antidepresiva debe realizarse de manera gradual y bajo supervisión médica
  • El tratamiento con antidepresivos usualmente dura un mínimo de nueve a doce meses. Muchos pacientes se encuentran bajo terapia antidepresiva a largo plazo para evitar la frecuencia o severidad de los episodios depresivos.
  • Las personas bajo tratamiento con inhibidores de la MAO deben evitar alimentos con altos niveles de triptofano o tiramina (como: queso añejo, vino, cerveza, hígado de pollo, chocolate, plátano, salsa de soya, ablandadores de carne, salami, bologna, y pescado en escabeche). También deben evitarse niveles de cafeína altos. Si se ingieren, estos alimentos pueden reaccionar con los inhibidores de la MAO y elevar la presión sanguínea a niveles peligrosos.
  • Las personas bajo tratamiento con medicamentos antidepresivos no deben incrementar su dosis a menos que haya sido consultado con su médico y el cambio haya sido ordenado por él.
  • Las personas bajo tratamiento con medicamentos antidepresivos son particularmente vulnerables a consecuencias médicas adversas si usan al mismo tiempo alcohol y/o drogas ilegales.
  • Las personas que toman inhibidores de la MAO deben consultar con un médico o farmacéutico antes de comenzar a tomar cualquier otro medicamento nuevo.
  • Los médicos y farmacéuticos deben estar informados sobre todos los medicamentos que la persona esté tomando y sus dosis, inclusive los que se venden sin receta, además de vitaminas y minerales, y suplementos herbales (como: St. John’s wort, echinacea, ginkgo, ginseng).
  • Muchos medicamentos interactúan con los inhibidores de la MAO. Es principalmente por esa razón que rara vez son utilizados. Otros medicamentos no deben ser tomados a menos de que el médico que está tratando a la persona los apruebe. Incluso, un simple medicamento del mostrador para tratar el resfriado puede causar efectos secundarios que ponen en peligro la vida del paciente.
  • Si se presenta poco o ningún cambio en los síntomas después de tres a cuatro semanas, hable con su médico acerca de incrementar la dosis o cambiar de medicamento.
 

El uso de SSRIs es más seguro para la madre y el feto que usar antidepresivos triciclicos. La fluoxetina es el SSRI más estudiado en el embarazo y no se ha notado ningún incremento en la incidencia de defectos de nacimiento, ni tampoco anormalidades del desarrollo del sistema nervioso observados en niños de edad pre-escolar (Garbis & McElhatton, 2001). Sin embargo, posibles signos de retirada (abstinencia) han sido observados en los recién nacidos. La fluoxetina es el SSRI recomendado durante el embarazo (Garbis & McElhatton, 2001). El uso de inhibidores de la MAO durante el embarazo no se recomienda, y su uso debe ser descontinuado de inmediato si una mujer descubre que está embarazada (Mortola, 1989).

El médico debe discutir con la paciente sobre la seguridad de utilizar medicamentos antidepresivos antes de empezar, continuar, o descontinuar el tratamiento con todas las mujeres en edad de concebir que pudieran, o que piensen que pueden quedar embarazadas. Los consejeros del abuso de substancias pueden jugar un papel muy importante en fomentar esta discusión al exhortar a sus clientes a que hablen con su médico.

 

 
Addiction Technology Transfer Center Network